Menú Cerrar

Intervención de Javier Delmás Infante en el Acto del 85 Aniversario del Asesinato de Blas Infante

Buenos días, autoridades, señoras y señores, amigos todos.

Hoy 10 de agosto, se cumplen 85 años del asesinato de Blas Infante en este lugar, en el que vosotros fieles a este día que ya es tradición y herencia compartida, nos volvemos a reunir como lo venimos haciendo ininterrumpidamente los últimos 44 años, para recordar al Padre de la Patria Andaluza y su hombría de bien, para continuar su obra y reiterar nuestro compromiso con Andalucía.

Esta convocatoria que anualmente realiza la Fundación Blas Infante es abierta; no es partidista, ni tampoco institucional.

Hacemos un llamamiento a colectivos, entidades y particulares, para que pueda ser en la más amplia medida posible un homenaje a Blas Infante, en el que nadie pueda sentirse excluido.

Aquí estamos de nuevo, para reivindicar que Blas Infante sigue siendo punto de referencia e irradiación para los andaluces y para subrayar una vez más que aquí recibió un renovado impulso la historia y el futuro de nuestro pueblo.

En contra de la intención de quienes perpetraron aquella infamia en este recodo de la vieja carretera de Carmona, es hoy una cita anual con la vida, no con la muerte y un grito de esperanza y no de silencio como algunos pretendían.

Cada paso que se vio obligado a dar aquella noche Blas Infante, era un paso adelante que daba Andalucía y su proclama final de Viva Andalucía Libre, libre de la incultura, del atraso y de la marginación, ha sido desde entonces un estímulo fundamental para la redención de Andalucía, valga para ello su afirmación en su libro La Verdad sobre Complot de Tablada y el Estado Libre de Andalucía: ANDALUCIA JAMAS FUE ESPIRITUALMENTE UN PUEBLO SERVIL. FUE CREADO POR LA NATURALEZA PUEBLO DE ESPIRITU SEÑOR.

Este lugar debe convertirse por tanto en lanzadera de las aspiraciones andaluzas y esta conmemoración en un nuevo y apasionante desafío, porque Blas Infante sigue vivo entre nosotros y la huella que significó su vida y en especial su gesto ejemplar en el trance supremo, pervive en las aspiraciones y exigencias de nuestro pueblo y en sus ansias de liberación, de cultura y de progreso. Recordemos sus palabras a los acompañantes de este último viaje, momentos antes del fusilamiento.

“NI AUN QUITANDOOS LA VIDA PODRAN QUITAROS LA LIBERTAD. NO OS REBAJEIS MAS PIDIENDO LA LIBERTAD, LIBRES SOIS SI MORIS POR AQUELLO EN QUE HABEIS CREIDO”

Blas Infante nos recordó que los andaluces, no estaban destinados a ocupar un lugar secundario o marginal, ni una posición dependiente y desprovista de esperanzas. Sus escritos, sus investigaciones, su continuo hurgar en las raíces y en la identidad de Andalucía, le llevó a la conclusión de que podíamos y debíamos aspirar a otras metas. Para ello consideraba necesario asumir una previa toma de conciencia y afirma;

Los andaluces tenemos que acostumbrarnos a no sentirnos agraviados permanentemente. Debemos sentir la tremenda responsabilidad que como andaluces tenemos y esa será nuestra gran fuerza.

La voz – el programa- de Blas infante, no fue un simple instrumento de partido o de gobierno. Fue mucho mas: una ética de la convivencia y una esperanza de justicia para su pueblo andaluz, en la existencia de ese pueblo andaluz en el que siempre creyó RECONOCEMOS A ANDALUCIA COMO UNA PATRIA VIVA EN NUESTRAS CONCIENCIAS y en la posibilidad de su liberación del subdesarrollo y la dominación política y puso lo mejor de su energía intelectual y de su vida al servicio de ello.

Un hombre, un esfuerzo, una teoría, un movimiento andaluz, por eso, cuando la descarga ahogó el grito de !Viva Andalucía Libre¡, el esperaba que por cada gota de sangre derramada nacerían nuevas fuerzas para la libertad y autonomía del pueblo andaluz.

Deseo un especial y emotivo recuerdo para todos los que por sus ideas y oposición a la sublevación militar de aquel infausto 18 de julio, fueron represaliados y de forma muy especial a los que cayeron asesinados junto a Blas Infante en este mismo lugar.

Quisiera terminar con un recuerdo emocionado para María de los Ángeles Infante y Pedro Ruiz-Berdejo, presidenta y vicepresidente desde primera hora de la Fundación Blas Infante, que por razones de edad no pueden estar en este acto como sin duda desearían, así como a los 2 patronos de la Fundación fallecidos recientemente: Manuel Herrera Rodas y Manuel Clavero Arévalo.

Permítanme que finalice con el texto que el profesor Clavero dedica al Padre de la Patria Andaluza en su libro El Ser Andaluz “Con su muerte y con su obra vivificó a Andalucía, porque todo movimiento autonomista, requiere un padre de la patria”

Muchas gracias.

¡Viva Andalucía Libre!

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies