Menú Cerrar

Buenos días, autoridades, señoras y señores, amigos todos.

Hoy 10 de agosto, como venimos haciendo ininterrumpidamente los últimos 41 años, nos encontramos de nuevo en este lugar para conmemorar el 86 aniversario del asesinato de Blas Infante, junto con otros compañeros al igual que el, procedentes de la prisión provisional que el ejército golpista de Queipo de Llano había establecido en el cine Jáuregui de la sevillana Puerta Osario, donde Infante pasó sus últimos días desde su detención en su casa de Coria del Río el 2 de agosto de 1936.

Deseo agradeceros vuestra asistencia y sobre todo el cariño y el respeto con el que tratáis la memoria y el legado de Blas Infante.

Quiero iniciar mi intervención con un emotivo recuerdo para todos los miembros del Patronato de la Fundación Blas Infante que por diversos motivos no nos pueden acompañar en fecha tan señalada, o que ya no están entre nosotros como es el caso de Pedro Ruiz Berdejo, tantos años vicepresidente de nuestra Fundación y que nos dejó hace unos algunos meses. Vaya desde aquí nuestro más respetuoso recuerdo.

Quiero insistir en que esta convocatoria que anualmente organiza la Fundación Blas Infante es abierta; no es partidista, ni tampoco institucional y hacemos un llamamiento a colectivos, entidades y particulares, para que pueda ser en la mas amplia medida posible un homenaje a Blas Infante, en el que nadie pueda sentirse excluido, ni siquiera los que cobardemente escondidos en determinadas redes sociales tratan de manipular y difamar su legado y su memoria. Aquí estamos por si necesitan algún tipo de aclaración.

Blas Infante, fue el primero que comprendió la historia de Andalucía, a partir de la historia de una nación propia, nunca como miembro de un pais conquistado, sino como un todo en sí, por lo que consideraba necesario asumir una previa toma de conciencia y afirma: Los andaluces tenemos que acostumbrarnos a no sentirnos agraviados permanentemente. Debemos sentir la tremenda responsabilidad que como andaluces tenemos y esa será nuestra gran fuerza.

En su lucha permanente por regenerar Andalucía, trata de crear una conciencia andaluza, dar a conocer el brillante pasado de esta tierra y fortalecer el espíritu andaluz.

Con la obra cultural y política de Blas Infante se podrá discrepar, pero no se puede negar la ejemplar dedicación de su vida a la entonces dificilísima tarea de buscar la identidad de un pueblo tan complejo y heterogéneo como el andaluz en el que siempre creyó.

Cuando hablaba de lo que Andalucía tenía que hacer por sí misma, se refería a un ambicioso impulso interior y exterior. Lo explicaba con absoluta claridad en un texto escrito en 1921, con estas palabras llenas de generosidad y visión de futuro: “El fin de la existencia de un pueblo es engrandecerse por sí, por el propio esfuerzo y dolor, pero no para sí, sino para la solidaridad entre los hombres y los demás pueblos”.

Para nosotros Blas Infante nunca morirá. Entre la vida y la muerte de este hombre hay una historia apasionante elaborada entre las esperanzas y los fracasos. Una historia que recorre en el tiempo las evoluciones ideológicas de un hombre incomprendido en su momento y la soledad que le acompañó durante largos periodos.

La vida de Blas Infante está indisolublemente unida al devenir de la época en Andalucía, es más, es un pedazo de su historia. Toda su trayectoria vital es un compromiso ético con Andalucía y con la justicia, truncada a una edad temprana. 51 años, dejando una viuda con 45 años y 4 hijos pequeños. La hija mayor tenía 8 años

En contra de la intención de quienes perpetraron aquella infamia, tal día como hoy 86 años atrás, en este recodo de la vieja carretera de Carmona, es hoy una cita anual con la vida, no con la muerte y un grito de esperanza y no de silencio como algunos pretendían y otros pretenden hoy.

Por todo ello, este lugar debe convertirse en lanzadera de las aspiraciones andaluzas y esta conmemoración en un nuevo y apasionante desafío, porque Blas Infante sigue vivo entre nosotros y la huella que significó su vida y en especial su gesto ejemplar en el trance supremo, pervive en las aspiraciones y exigencias de nuestro pueblo y en sus ansias de liberación, de cultura y de progreso.

Permítanme finalizar con las palabras que Blas Infante improvisó y que sirvieron de homenaje, a nuestra bandera verde, blanca y verde, tras izarla en el Ayuntamiento de Cádiz el día 13 de julio de 1936 y que parecía una premonición del inminente golpe militar:

“La bandera andaluza, símbolo de esperanza y de paz que aquí hemos izado esta tarde, no nos traerá ni la paz ni la esperanza ni la libertad que anhelamos si cada uno de nosotros no la lleva ya plenamente izada en su corazón. Bueno está el símbolo airoso que ahora ondea al viento, pero tengamos cuidado no vaya a venir un huracán y se lleve no solo al símbolo, sino a nosotros, por eso la debemos velar permanentemente, como si estuviera en un templo, a la presencia de nuestros sentimientos, con ansia de quererla como representación del afán de amor para nosotros mismos, para España y la Humanidad»

Con un especial y emotivo recuerdo para todos los que por sus ideas y oposición a la sublevación militar de aquel infausto 18 de julio, fueron represaliados y de forma muy especial a los fusilados con Blas Infante en este mismo lugar.

Muchas gracias.

VIVA ANDALUCIA LIBRE

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies